Compartir

im_20140320_entretenimiento03_140329992El juez de Ejecución de la Pena de la provincia Santo Domingo, Richard Aquino Natera,  emitió hoy  la orden de libertad del cantante de música urbana Antonio Peter de la Rosa (Omega el fuerte), acusado de violencia de género contra su expereja Sahira Valerio.

La  información la ofreció esta mañana el abogado del intérprete, Tomás Castro, quien dijo que su cliente abandonará esta tarde la cárcel de La Victoria para cumplir con las contrataciones de fiestas que tiene en  la Navidad.

El mambero ofreció el lunes una fiesta de despedida a los reclusos de la cárcel, pese a que el  fiscal apoderado del caso, Eduardo Velázquez, apeló la sentencia que favorece con la liberad hoy del imputado, con el alegato  de que el tribunal no se pronunció con respecto a la indemnización de un millón de pesos  que solicitó el Ministerio Público a favor de la víctima.

Velázquez adujo que no procede la puesta en libertad hoy del imputado, ya que el recurso de apelación le fue notificado a Juez de Ejecución de la Pena.

El cantante urbano fue sometido a la justicia, porque en enero de este año llevó a su expareja a la cabaña Unix, de la autopista 30 de Mayo del kilómetro 12 del Distrito Nacional, donde empezó a reclamarle por una supuesta infidelidad y la golpeó a trompadas por las costillas con dos cadenas envueltas en una toalla, según la acusación.

El 13 de septiembre, con un voto disidente, el Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional condenó  a cinco años de prisión, con la suspensión de cuatro  años y cuatro meses de   la pena al  cantante de música urbana.

El tribunal  integrado por las juezas Gisselle Ménedez (presidenta),  Ingrid Fernández y Diana Patricia Montero acogieron un acuerdo  rubricado entre  el Ministerio Público y las partes envueltas en el proceso,  mediante el cual  imputado admitió los hechos a cambio de que se le reduzca el cumplimiento de la pena.

El tribunal  dispuso  que Omega también  deberá  abstenerse del  abuso de bebidas alcohólicas,  ofrecer 120 horas de trabajo comunitario, y abstenerse de molestar, intimidar, amenazar o agredir la víctima.

Se le impuso   una multa de  cinco mil pesos,  abstenerse de viajar al extranjero sin autorización judicial, del porte y tenencia de armas de todo tipo,  someterse a  la vigilancia del Centro Conductual para Hombres, agotando todos los programas establecidos y  realizar un curso de inteligencia emocional a partir de enero.

El tribunal advirtió al imputado que de no cumplir con las medidas que se le han impuesto podría volver a la cárcel a cumplir la pena de cinco años, que es la mínima que se impone por violencia de género.

La decisión fue tomada con el voto disidente de la magistrada Ingrid Fernández, quien entendió que  con  los latos niveles de violencia contra la mujer, no se debe beneficiar al imputado, para el que pedía que solo se les suspendieran 3 años  para que se reforme en la cárcel.

Omega admitió los hechos que se les imputan, pidió disculpa a la sociedad y prometió que nunca más cometería violencia de género.

“Admito los hechos y  pido perdón a la sociedad y prometo que nunca volveré a cometer esos hechos”, fueron las palabras del intérprete que facilitaron el acuerdo.